preload preload preload preload

domingo

ORGULLO RUPESTRE

Cuando una mujer me llama la atención, le hago saber que me gusta. Si ella muestra un desinterés por mí, algo de mi personalidad se cae en pequeños pedazos. Quizás sea el orgullo cavernario del macho irracional que no acepta rechazos.

4 comments:

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo contigo mi grober... a mi me pasa lo mismo, el problema es que es mi pan de cada dia..... :(

Anónimo dijo...

Ese engreimiento prehistórico también me afecta, pero no permito a mi temple hacerse añicos. Mi mejor admonición: esforzarse por dibujar una sonrisa en el rostro y conservar ese algo para quien nos brinde una pizca de vida.

Anónimo dijo...

HOLA! YO NO TE RECHAZARIA, PUES TU VOZ YA ME ENAMORO, NO SABES TODAS LAS COSAS QUE ME PUEDO IMAGINAR CADA QUE TE ESCUCHO.

TAMBIEN QUIERO COMENTARTE QUE NO ESTOY DEACUERDO QUE TE INTERRUMPAN, YA QUE SI AL PRINCIPIO ERA GRACIOSO AHORA YA NO LO ES Y ES MUY MOLESTO.

ME DECLARO TU FAN Y VOY A ESTAR MUY PENDIENTE DE TI YA QUE ME ENCANTA, TU VOZ, TU MANERA TRANSMITIR SENTIMIENTOS, EMOCIONES Y AVENTURAS SON REALMENTE INTERESANTES.

Y POR FAVOR NO OLVIDES TU FOTO. GRACIAS.

complice dijo...

Condición inherente al ser humano es el miedo al rechazo. Lo extraño es que generalmente se presenta más en los hombres que en las mujeres. Quizás por aquella costumbre ancestral de "lo que quiero, lo tomo", y porque es probable que aún no hemos logrado sustituir del todo el método aquel de "dar un garrotazo y tomar de los cabellos" por el de "hola, te invito un trago".