preload preload preload preload

viernes

REENCUENTRO

Cuando empecé a leer, mi maestra de primaria me regaló las Fábulas de Esopo. El olor del libro quedó impregnado en mi memoria olfativa y durante mucho tiempo traté de reencontrarlo. Hace dos semanas compré, en una librería de viejo, la novela The treasure of the Sierra Madre, escrita por Bruno Traven. Al hojear el volumen, las páginas despidieron el olor que había yo estado buscando durante estos años.

3 comments:

creapix dijo...

Yo también leí las fábulas de Esopo en mi infancia, recuerdo la astucia de éste personaje. ¿donde puedo conseguir los libros? o mejor aún, publica algunos en este blog.

Lirita dijo...

Tenía 6 años y jugando en el cuarto de los cachivaches, encontré El Llano en Llamas y los Funerales de la Mamá Grande. Recuerdo sobre todo las páginas muy amarillas y ese olor característico a libro viejo.
Ahora, más de 20 años después aún los conservo en mi bilioteca personal y cuando me quiero acordar de esa época, sólo tengo que abrirlo para que llegue a mi memoria el primer golpe de recuerdos.
Que suerte que hoy estaba escuchando el radio camino a la oficina.

abí moshé dijo...

las fabulas de esopo hasta hoy volvi a recordar ese libro que me regalaron en la infancia, sabes? el tema de los olores me transporto a la nostalgia por aquellos lejanos dias en el salon de clases en la primaria aurelio manrique en san luis potosi, ese olor a lapiz y mi amor primer platonico